Suscripción Newsletter

Reciba periódicamente las noticias que nuestro equipo de prensa prepara para usted.





  • Estás en:
  • Abogados
  • Noticias
  • IAM Patents: Arturo Alessandri Besa es el primer chileno en el Salón de la Fama de la Propiedad Intelectual
Directorios y Rankings

IAM Patents: Arturo Alessandri Besa es el primer chileno en el Salón de la Fama de la Propiedad Intelectual

Salón de la Fama
19 agosto, 2020

La prestigiosa publicación IAM Patents cada año distingue, en una votación realizada por  sus pares, a eminentes figuras de la propiedad intelectual, por sus contribuciones destacadas y sostenidas a la sociedad. Este año 2020 por primera vez un chileno es merecedor de esta distinción. Se trata del abogado, excandidato a la presidencia, exdiputado y exsenador, Arturo Alessandri Besa.

Ver noticia publicada en El Mercurio

La siguiente es una entrevista que esta publicación le hizo a Arturo Alessandri Besa.

El distinguido abogado y político Arturo Alessandri Besa sirvió en la Cámara de Diputados y el Senado de Chile y fue candidato presidencial en las elecciones de 1993 del país. Se incorporó al Colegio de Abogados de Chile en 1949 y desempeñó un papel importante en las discusiones que llevaron a la aprobación de la Ley de Propiedad Industrial del país en 1991. Se desempeñó como vicepresidente de la Asociación Interamericana de Propiedad Industrial (ASIPI) entre 1976 y 1979.

 

Usted es uno de los cinco miembros del Salón de la Fama de PI este año. ¿Cómo se siente ser reconocido por sus compañeros de esta manera?

Es muy gratificante y un gran honor haber sido seleccionado como miembro del Salón de la Fama de la Propiedad Intelectual después de una vida dedicada al derecho de la esta área de práctica. Debido a nuestra cartera internacional de clientes, tuve mucha exposición a profesionales extranjeros en conferencias internacionales y asociaciones, en las que conocí a muchos abogados.

Después de ejercer en cuestiones de propiedad intelectual durante más de seis décadas, me siento privilegiado y honrado de haber sido seleccionado por mis compañeros, como una especie de logro en mi vida por mis modestas contribuciones al campo del derecho de la propiedad intelectual.

¿Qué lo inspiró a seguir una carrera en propiedad intelectual?

Comencé mi carrera en derecho de propiedad intelectual alrededor de 1945, incluso antes de graduarme de la facultad de derecho y obtener mi título y licencia para ejercer la abogacía en 1949. Solía ​​trabajar con mi padre en la firma de abogados Alessandri fundado en 1893 por mi abuelo, Arturo Alessandri Palma; como mi padre no hablaba inglés, me pidió que respondiera a las cartas que le enviaban en este idioma, la mayoría de las cuales se referían a instrucciones de presentación de patentes y marcas registradas. Así que personalmente inicié los pasos apropiados para presentar solicitudes y oposiciones, entre otras cosas. Esta exposición personal a los procedimientos administrativos resultó ser de suma importancia y formó la base de los sistemas que luego desarrollé para mantener informados a los clientes sobre los pasos relevantes en los procedimientos. En aquellos primeros tiempos nunca imaginé la importancia que tendría la propiedad intelectual hoy en día, ni la revolución tecnológica que se desarrollaría a medida que los innovadores se han vuelto cada vez más ansiosos por proteger sus inventos e innovaciones a través de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales, entre otras cosas.

Dado que su carrera ha abarcado varias décadas, ¿cuáles han sido los logros que más orgullo le brindaron en materia de derecho de PI?

Mi mayor logro es la sólida trayectoria de Alessandri Abogados: de ser el único practicante de propiedad intelectual en los viejos tiempos, me convertí en el líder de una de las firmas chilenas de propiedad intelectual más grandes, con un gran equipo profesional. Nuestro buen nombre y reputación se refleja en nuestra amplia cartera de clientes internacionales desarrollada a lo largo del tiempo, entre los que contamos algunas de las multinacionales más grandes y prestigiosas. Somos conocidos por defender vigorosamente a nuestros clientes con pasión. Recuerdo haber representado a una famosa empresa de chocolate suiza contra una empresa local que intentaba engañar a los consumidores con un nombre, una etiqueta y un diseño similares; llegamos hasta la Corte Suprema, donde finalmente ganamos el caso.

Participé activamente en lo que entonces era la Asociación de Marcas de los Estados Unidos (que luego se convirtió en INTA) y colaboré con los más grandes líderes en PI de América Latina para dar vida a ASIPI. Además de mis logros profesionales, he dedicado muchos años al servicio público como miembro del Congreso de Chile: primero como miembro de la Cámara de Diputados (1973) y luego como senador (1990 a 1998). Estoy orgulloso de haber participado en la discusión y promulgación de la nueva Ley de Propiedad Industrial, que entró en vigencia en 1991 e incluyó la patentabilidad de productos químicos y farmacéuticos. También redacté un proyecto de ley para la protección de variedades vegetales, que se convirtió en la Ley 19.342 simultáneamente con la aprobación del tratado internacional patrocinado por la OMPI, el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales I.

Ha tenido una destacada carrera política. ¿Cuáles fueron algunos de los aspectos más destacados y desafíos?

Mi primera aventura política fue corta: en marzo de 1973 fui elegido miembro de la Cámara de Diputados, representando a la entonces provincia de Antofagasta en el norte de Chile, donde se encuentran las mayores minas de cobre del país. Solo duró hasta septiembre de 1973, cuando el Congreso chileno fue cerrado por el nuevo gobierno militar. En 1989, cuando se volvieron a convocar las elecciones, me presenté y fui elegido senador por ocho años en representación de la misma región. El período de 1990 a 1998, durante el cual el régimen militar hizo la transición a un gobierno democrático, fue fértil en cuanto a acuerdos políticos e implicó la aprobación de varias reformas y la acogida de inversiones extranjeras, todo lo cual se tradujo en un alto crecimiento económico y estabilidad. Pero el punto culminante y el mayor desafío de mi vida política fue presentarme a la presidencia de Chile en 1993. La coalición de centro-derecha me ofreció la candidatura, aunque con pocas posibilidades de ganar. Entre otras razones, yo era independiente y los partidos políticos querían fortalecer la coalición y aprovechar mi apellido, ya que mi abuelo fue presidente en dos ocasiones, de 1920 a 1925 y de 1932 a 1938, y mi tío, Jorge Alessandri Rodríguez, había sido mandatario de 1958 a 1964. La campaña fue corta, pero intensa, con mucha ayuda de mi familia y un pequeño grupo de amigos y – como se predijo – el Senador Eduardo Frei, un buen amigo hasta el día de hoy, fue elegido como el nuevo presidente. El esfuerzo valió la pena, sin embargo, y disfruté mucho de la campaña.

¿Cuál es su consejo para los profesionales de la PI jóvenes o aspirantes?

Es importante tener un buen dominio de los idiomas, especialmente el inglés, y organizar su trabajo de manera ordenada y adecuada. El trabajo de PI implica conocimiento y estrategia, pero también procesos y procedimientos, por lo que los clientes esperan muchos comentarios y respuestas rápidas. Idealmente, tratar de conocer mejor a sus clientes mediante contactos personales y, si es posible, asistir a conferencias internacionales y regionales. Estar preparado para estudiar y mantenerse actualizado constantemente en este mundo en constante cambio. Pero sobre todo, ser y actuar éticamente; ser transparente e informar a sus clientes lo antes posible si tiene o cree que tiene un conflicto de intereses y dejarles decidir qué hacer. Un enfoque ético de su práctica de propiedad intelectual se amortiza con el tiempo y le ayuda a construir su prestigio basado en la confianza, que es esencial en una relación cliente-abogado.

Ese es mi principal consejo para los practicantes jóvenes y lo que les he enseñado a nuestros asociados y nuevos socios durante mi vida en la firma. Por eso me enorgullece mucho ver cómo ha crecido la organización, basada en los mismos valores y principios, que ahora inspiran a la quinta generación de abogados en el liderazgo de Alessandri Abogados.

¿Quiénes son sus héroes de la propiedad intelectual y por qué?

Alberto Elzaburu, Allan Pilson, Ernesto Barreda, Ron Lehrman, Dan Bereskin y Peter Siemsen son mis héroes de la PI. Todos ellos fueron y son excelentes seres humanos y profesionales de excelencia. Fueron y son abogados de propiedad intelectual destacados, muy respetados en sus propias jurisdicciones e internacionalmente. He tenido el privilegio de ser su amigo y he aprendido mucho de sus respectivas prácticas y sabiduría de PI.

Trabaje con nosotros

Buscamos profesionales de excelencia y de alto valor humano dispuestos a enfrentar el desafío de formar parte de uno de los más sólidos y prestigiosos estudios de abogados de Chile.

Envíanos tus datos

El Regidor 66, piso 10

Las Condes, Santiago - Chile

+562 2787 6000 alessandri@alessandri.cl Ver mapa