• Estás en:
  • Inicio
  • Abogados
  • Noticias
  • Rodrigo Velasco Alessandri en El Mercurio: Suplantación en redes sociales puede ser sancionado
Prensa

Rodrigo Velasco Alessandri en El Mercurio: Suplantación en redes sociales puede ser sancionado

El Mercurio , Internet , propiedad intelectual , rva , socios
10 enero, 2011

Casos de usurpación de identidad llegan a tribunales: Suplantar a otro en las redes sociales puede ser sancionado

El Mercurio, domingo 9 de enero de 2010
Cada vez son más los casos de personas que crean cuentas de Twitter o Facebook con un nombre que no es el propio. Estudios de abogados y la PDI reciben denuncias semanalmente.

ALEXIS IBARRA O.

Juan Carlos Fuentes fue víctima de usurpación de identidad a través de las redes sociales. Y no sólo una vez.

“Mis amigos me preguntaron por qué había creado otro perfil en Facebook. Ahí recién me di cuenta de que alguien se estaba haciendo pasar por mí, usando mi misma foto de perfil y añadiendo a su red a los mismos amigos que yo tenía”.

Esa cuenta falsa duró poco tiempo, ya que fue denunciada a Facebook, y la red social la dio de baja. Pero unos días después, ya había surgido otra, desde la cual se comenzó a reclutar amigos a nombre de Juan Carlos, hasta llegar a un centenar.

“Me di cuenta realmente de que esto podía ser usado en mi contra cuando unas amigas me preguntaron cuándo les iba a pasar la plata que les había prometido para una campaña de beneficencia”.

Finalmente, Juan Carlos pudo encontrar al responsable de esta usurpación de identidad. “Era alguien que perteneció a nuestro grupo de amigos y, que al parecer, estaba obsesionado conmigo”. Fuentes dice que le hicieron un caza-bobo y se delató por palabras y apodos que sólo él usaba. Una vez desenmascarado, los problemas de Juan Carlos terminaron.

Casos como este son cada vez más frecuentes en la red. Según el subcomisario Eduardo Albornoz, de la Brigada Investigadora del Cibercrimen de la PDI, usualmente se trata de personas despechadas (por ejemplo, ex parejas) que quieren vengarse o extraer información, pero también hay quienes apuntan a personas famosas para causarles daño o simplemente sacar provecho económico.

Albornoz señala que semanalmente son muchas las denuncias que llegan por “usurpación de identidad” y que es el fiscal quien da la orden de investigar, si el caso lo amerita. Con ese permiso ellos pueden rastrear desde dónde está conectado el usurpador.

Rodrigo Velasco, abogado del estudio Alessandri & Compañía y profesor de propiedad intelectual y nuevas tecnologías de la Universidad de Chile, dice que en el país no hay una legislación específica sobre falsificación de identidad en la internet, pero que sí está tipificado el delito de usurpación de identidad por el artículo 214 del Código Penal.

“Yo soy de la opinión de que no son necesarias leyes específicas para internet, sino que se pueden aplicar las normas generales. Si tu injurias a alguien en Twitter, es tan grave como si lo hicieras en un diario”, dice Rodrigo Velasco.

En su estudio se reciben bastantes casos de personas -principalmente famosos y políticos- que solicitan asesoría por suplantación de identidad en Facebook o Twitter.

“Como ambos sitios se rigen por la normativa estadounidense, tienen los mecanismos para que el afectado pueda denunciar la suplantación. Después de acreditar la identidad, proceden a eliminar la página falsa”, señala el abogado.

El estudio de abogados también envía una notificación de “cese y disentimiento” al usurpador, usando la misma cuenta falsa. “En el 99% de los casos, la página falsa es eliminada de inmediato por el falsificador”, cuenta el abogado.

El problema es cuando la página falsa está alojada en sitios con una normativa más permisiva, ya que no es tan sencillo solicitar que la información se elimine. “Pero independiente de eso, los delitos son juzgados en el lugar donde se causó el daño; y si un chileno usurpa, injuria o estafa a otro chileno, los tribunales del país tienen jurisdicción para sancionarlo”, dice Velasco.

Recientemente, el Estado de California propuso una normativa que multa a aquellos suplantadores de identidad en la red. “La idea es aplicar una sanción pecuniaria, para que no se vuelva una costumbre habitual. Esta sanción se establece en forma independiente de las sanciones civiles que podrían aplicarse si es que hay delitos de estafas, injurias o calumnias asociadas a la usurpación”, dice el abogado.

Qué hacer si es una víctima

– Denunciar el hecho a Investigaciones o la fiscalía.

– Reunir la mayor cantidad de pruebas, como copias de e-mail , pantallazos de redes sociales o mensajes enviados usando su nombre.

Usar las herramientas que las mismas redes sociales ofrecen a los usuarios para denunciar páginas falsas y falsificación de identidad en la red, para que los den de baja.

– Determinar si, aparte de la usurpación, el falsificador comete otros delitos que lo perjudiquen, como difamación, injurias o robo.

– Avisar a sus amistades que está siendo víctima de usurpación de identidad y que sean cautos en interactuar con personas que dicen ser usted en las redes sociales.

Casos de usurpación de identidad llegan a tribunales:
Suplantar a otro en las redes sociales puede ser sancionado

Cada vez son más los casos de personas que crean cuentas de Twitter o Facebook con un nombre que no es el propio. Estudios de abogados y la PDI reciben denuncias semanalmente.

ALEXIS IBARRA O.

Juan Carlos Fuentes fue víctima de usurpación de identidad a través de las redes sociales. Y no sólo una vez.

“Mis amigos me preguntaron por qué había creado otro perfil en Facebook. Ahí recién me di cuenta de que alguien se estaba haciendo pasar por mí, usando mi misma foto de perfil y añadiendo a su red a los mismos amigos que yo tenía”.

Esa cuenta falsa duró poco tiempo, ya que fue denunciada a Facebook, y la red social la dio de baja. Pero unos días después, ya había surgido otra, desde la cual se comenzó a reclutar amigos a nombre de Juan Carlos, hasta llegar a un centenar.

“Me di cuenta realmente de que esto podía ser usado en mi contra cuando unas amigas me preguntaron cuándo les iba a pasar la plata que les había prometido para una campaña de beneficencia”.

Finalmente, Juan Carlos pudo encontrar al responsable de esta usurpación de identidad. “Era alguien que perteneció a nuestro grupo de amigos y, que al parecer, estaba obsesionado conmigo”. Fuentes dice que le hicieron un caza-bobo y se delató por palabras y apodos que sólo él usaba. Una vez desenmascarado, los problemas de Juan Carlos terminaron.

Casos como este son cada vez más frecuentes en la red. Según el subcomisario Eduardo Albornoz, de la Brigada Investigadora del Cibercrimen de la PDI, usualmente se trata de personas despechadas (por ejemplo, ex parejas) que quieren vengarse o extraer información, pero también hay quienes apuntan a personas famosas para causarles daño o simplemente sacar provecho económico.

Albornoz señala que semanalmente son muchas las denuncias que llegan por “usurpación de identidad” y que es el fiscal quien da la orden de investigar, si el caso lo amerita. Con ese permiso ellos pueden rastrear desde dónde está conectado el usurpador.

Rodrigo Velasco, abogado del estudio Alessandri & Compañía y profesor de propiedad intelectual y nuevas tecnologías de la Universidad de Chile, dice que en el país no hay una legislación específica sobre falsificación de identidad en la internet, pero que sí está tipificado el delito de usurpación de identidad por el artículo 214 del Código Penal.

“Yo soy de la opinión de que no son necesarias leyes específicas para internet, sino que se pueden aplicar las normas generales. Si tu injurias a alguien en Twitter, es tan grave como si lo hicieras en un diario”, dice Rodrigo Velasco.

En su estudio se reciben bastantes casos de personas -principalmente famosos y políticos- que solicitan asesoría por suplantación de identidad en Facebook o Twitter.

“Como ambos sitios se rigen por la normativa estadounidense, tienen los mecanismos para que el afectado pueda denunciar la suplantación. Después de acreditar la identidad, proceden a eliminar la página falsa”, señala el abogado.

El estudio de abogados también envía una notificación de “cese y disentimiento” al usurpador, usando la misma cuenta falsa. “En el 99% de los casos, la página falsa es eliminada de inmediato por el falsificador”, cuenta el abogado.

El problema es cuando la página falsa está alojada en sitios con una normativa más permisiva, ya que no es tan sencillo solicitar que la información se elimine. “Pero independiente de eso, los delitos son juzgados en el lugar donde se causó el daño; y si un chileno usurpa, injuria o estafa a otro chileno, los tribunales del país tienen jurisdicción para sancionarlo”, dice Velasco.

Recientemente, el Estado de California propuso una normativa que multa a aquellos suplantadores de identidad en la red. “La idea es aplicar una sanción pecuniaria, para que no se vuelva una costumbre habitual. Esta sanción se establece en forma independiente de las sanciones civiles que podrían aplicarse si es que hay delitos de estafas, injurias o calumnias asociadas a la usurpación”, dice el abogado.

Qué hacer si es una víctima

– Denunciar el hecho a Investigaciones o la fiscalía.

– Reunir la mayor cantidad de pruebas, como copias de e-mail , pantallazos de redes sociales o mensajes enviados usando su nombre.

Usar las herramientas que las mismas redes sociales ofrecen a los usuarios para denunciar páginas falsas y falsificación de identidad en la red, para que los den de baja.

– Determinar si, aparte de la usurpación, el falsificador comete otros delitos que lo perjudiquen, como difamación, injurias o robo.

– Avisar a sus amistades que está siendo víctima de usurpación de identidad y que sean cautos en interactuar con personas que dicen ser usted en las redes sociales.

Trabaje con nosotros

Buscamos profesionales de excelencia y de alto valor humano dispuestos a enfrentar el desafío de formar parte de uno de los más sólidos y prestigiosos estudios de abogados de Chile.

Envíanos tus datos

El Regidor 66, piso 10

Las Condes, Santiago - Chile

+562 2787 6000 alessandri@alessandri.cl Ver mapa