Prensa

Capital Legal: En sus marcas…

Ley de propiedad intelectual , rvs
16 septiembre, 2009

Artículo correspondiente al número 261 (17 de septiembre al 1 de octubre 2009)

La propiedad intelectual hoy la lleva. Las tecnologias, incluido Internet, son parte de un nicho de imparable expansion. Los estudios juridicos especializados multiplican sus herramientas para hacer frente a una competencia cada dia mas encarnizada y con nuevas normativas proximas a debutar. Por Elena Martínez y Cristian Rivas.
Es indudable. En materia de propiedad intelectual todo está pasando: nuevas especialidades, cambios regulatorios y sucesivas fusiones y reestructuraciones de los estudios jurídicos especializados, más conocidos como oficinas boutique. Todo, en una expresión dinámica de un mercado en plena evolución, donde las empresas incorporan esta disciplina como un activo muy relevante de su gestión y el avance tecnológico demanda una constante capacitación.

La ley –actualmente en el Congreso– que busca reemplazar a la vigente sobre propiedad intelectual (data de los años 70) vendrá a ser otro actor disruptivo, ya que normará aspectos no considerados. Un ejemplo: la bajada de archivos de terceros desde Internet sin la autorización de sus propietarios. También elevará las penas por infringir la propiedad intelectual, concepto que abarca los derechos de autor (obras literarias, científicas, cinematográficas, programas de computación y música, entre otras) y la propiedad industrial (marcas, patentes y diseños).

Además, este año entró en vigencia el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), que consiste en una solicitud inicial única para todos los países involucrados, permitiendo que las empresas nacionales que crean tecnología se preparen mejor para proteger sus invenciones en el extranjero. Eso, para mencionar unos cuantos factores; porque está, igualmente, el debut del diseño institucional a través del Instituto Nacional de Propiedad Industrial, INAPI.

 Las cartas en los estudios

La propiedad intelectual es cada vez más importante en el mundo de los negocios y en el desarrollo de los países; y el valor de los activos intangibles muchas veces supera el de los activos fijos, indica el socio de Johansson & Langlois, Felipe Langlois. ¿Cómo responder a este escenario? Hoy el dilema está en cómo ejercer profesionalmente la propiedad intelectual: si asociada a una oferta de servicios generales o bien en una oficina boutique altamente focalizada.

El socio director del estudio Beuchat, Barros & Pfenniger, Andrés Melossi, sostiene que el éxito puede estar en ambas fórmulas, ya que si bien las fusiones podrían estar asociadas a virtudes económicas como el aprovechamiento de sinergias al compartir clientela, “desde el punto de vista netamente profesional las oficinas boutique se perfilan como mucho más especializadas y con más agilidad para abordar los cambios que se están produciendo en Propiedad Intelectual”.

Juan Pablo Silva, socio fundador de Silva & Cía., dice que “hay algunas oficinas corporativas que tienen interés en incorporar esta práctica, pero muchas se han dado cuenta de que no resulta tan fácil”. En el caso de este estudio, que apostó por la propiedad intelectual hace 20 años, la competencia se enfrenta con cuantiosas inversiones en software de última generación y la planta de profesionales. “Vamos a una creciente especialización”, afirma. Ellos partieron orientados a lo que entonces era lo más importante: las marcas locales. Actualmente, cuentan con departamentos de marcas (nacionales y extranjeras), patentes, dominios de Internet y derechos de autor.

Sargent & Krahn es uno de los más antiguos, con 120 años de existencia. No se han quedado dormidos, aseguran, y el énfasis ha ido por reforzar las capacidades internas captando profesionales de primer nivel para áreas más postergadas, como derechos de autor y patentes. También han especializado abogados litigantes en ese ámbito, algo poco común. Alfredo Montaner, socio del bufete, enfatiza que asumieron el compromiso de difundir la propiedad intelectual en Chile, donde “finalmente, las empresas están reconociendo el valor que tienen los activos intangibles de sus marcas y softwares, o en áreas más complejas como las patentes”. En su opinión, las viñas son un buen ejemplo: “los vinos son el producto chileno con marca que llega a más partes del mundo”.

En Garay Guerrero, el socio Roberto Guerrero sostiene que el gran desafío es incrementar la base de clientes a partir de la combinación de capacidades mutuas. Un dato alentador: ya en el primer mes de armado este estudio están cubriendo sus costos y eso los tiene tranquilos para el futuro. No descartan la incorporación de nuevos socios, pero hoy están enfocados en la integración, que incluye la participación activa de abogados que han sido tradicionalmente especialistas en el área corporativa.

Para Rodrigo Velasco, socio director de propiedad intelectual del estudio Alessandri & Cía., el modelo de procurador de marcas o patentes ha pasado a ser un verdadero commodity y los tratados internacionales, como el PCT, “son el reflejo de la tendencia mundial de unificación y estandarización de los procesos de registro, vigilancia, renovación y gestión de marcas, obras, patentes o dominios”.

Eso sí, hay temas pendientes. Jorge Garay, también socio de Garay Guerrero, menciona mejoras en el aspecto normativo. Aunque hay un marco adecuado para registrar y proteger, indica que la falta de conocimiento y especialización de los tribunales muchas veces se traduce en que el sistema no es eficaz y demora en tutelar los derechos cuando existen alguna infracción o un acto de competencia desleal.

A largo plazo, hay quienes apuestan por un crecimiento futuro basado fuertemente en las patentes y con un protagonismo creciente de los jóvenes. Si no, que lo digan las universidades que ya han incorporado tanto en pre como en postgrado la propiedad intelectual ante las señales del mercado y el interés de los alumnos.

 

Los premium

Estos son algunos de los estudios más prestigiados del mundo en propiedad intelectual:

Finnegan, Henderson, Farabow, Garret & Dunner LLP (conocido como Finnegan): fundado en Washington en 1965. Tiene 375 abogados especializados más otros profesionales, como 390 con estudios científicos. Es el bufete norteamericano más rankeado en los primeros lugares de propiedad intelectual. El año pasado abrió una oficina en China.

Fish & Richardson PC: una de las oficinas más antiguas de Estados Unidos en propiedad intelectual, litigios y derecho societario. Fue fundada en 1878. Representó a grandes innovadores como Thomas Edison, Alexander Graham Bell y los hermanos Wright.

Marks and Clerk: oficina inglesa líder en propiedad intelectual y una de las más grandes en Europa. Tiene más de 400 abogados en el Reino Unido y otros 600 en el mundo. Creada en 1887 en Birmingham. Sus investigaciones son altamente valoradas por las empresas.

Trabaje con nosotros

Buscamos profesionales de excelencia y de alto valor humano dispuestos a enfrentar el desafío de formar parte de uno de los más sólidos y prestigiosos estudios de abogados de Chile.

Envíanos tus datos

El Regidor 66, piso 10

Las Condes, Santiago - Chile

+562 2787 6000 alessandri@alessandri.cl Ver mapa