• Estás en:
  • Inicio
  • Abogados
  • Noticias
  • Barras políticas, campañas bravas. Columna de Rodrigo Velasco Alessandri en Pulso
Prensa

Barras políticas, campañas bravas. Columna de Rodrigo Velasco Alessandri en Pulso

Pulso , rva
17 abril, 2012

Postergado por décadas de hipocresía y verdades a medias, el problema de las barras bravas en los estadios ha resurgido con inusual protagonismo.

Postergado por décadas de hipocresía y verdades a medias, el problema de las barras bravas en los estadios ha resurgido con inusual protagonismo. Si hasta hace pocos meses se rasgaban vestiduras simplemente porque el presidente de un club aceptaba mantener conversaciones con la barra del equipo, hoy se ha sincerado no sólo que existen vínculos con las directivas, sino incluso financiamiento y apoyo. ¿Por qué deberíamos sorprendernos? ¿Qué tiene de raro que un club deportivo tenga una barra oficial a la cual respalda? Muy por el contrario, lo extraño es pretender que las barras desaparezcan, se prohíban, en lugar de castigar y hacernos cargo de los actos de delincuencia que sus integrantes cometen. El vandalismo, las amenazas, la violencia y los daños a la propiedad pública y privada sólo se terminarán aplicando todo el rigor de la ley a quienes escondidos en la masa pretenden adueñarse de los partidos, en desmedro del resto de los aficionados. Y los propios clubes son quienes están en la mejor posición para evitar que con sus recursos se cometan tropelías, denunciando a quienes persistan en su pretensión de ilegítimo poder y fuerza. Algo muy similar a lo que debe imperar en el partido más importante de todos: las campañas políticas. Si hoy se habla incluso del reclutamiento de barristas por parte de los comandos electorales -y aun cuando aquello fuera algo excepcional-, la transparencia en la gestión, financiamiento y responsabilidad por las acciones de comandos y brigadistas de uno u otro bando debe imponerse, tras muchos años de opacidades y reglas poco claras. Es de esperar que las recientes declaraciones de políticos y líderes de opinión acerca de la necesaria regulación del financiamiento de la política, no queden sólo en buenas intenciones, sino que se establezcan mecanismos eficientes para garantizar claridad y fiscalización en las finanzas de las campañas. Regular el financiamiento de la política es la única manera de asegurar un juego limpio e igualitario, para todos los equipos que se enfrenten en el campeonato de las políticas públicas.

Pulso, 17 de abril 2012.

Trabaje con nosotros

Buscamos profesionales de excelencia y de alto valor humano dispuestos a enfrentar el desafío de formar parte de uno de los más sólidos y prestigiosos estudios de abogados de Chile.

Envíanos tus datos

El Regidor 66, piso 10

Las Condes, Santiago - Chile

+562 2787 6000 alessandri@alessandri.cl Ver mapa